Que Sabemos Acerca de los Bancos? – Parte I

Artículo original en Inglés por Sergei D. Lozovoi Koscheev en su Blog Reconomics

Aquellos de nosotros que estudiamos Economía conocemos la capacidad que tienen los bancos de crear dinero. Este concepto es introducido en cada curso de estudios universitarios de Economía y es más comúnmente conocido como el ‘multiplicador bancario’. La idea es bastante simple y no es mi intención recitar ahora la lógica entera; tampoco es el objetivo de esta nota el proclamar una verdad por todos conocida. Estoy más preocupado por el hecho de que la idea del ‘multiplicador bancario’ sea percibida como una verdad por todos conocida. Reinventemos de nuevo la rueda para ver como trabaja.

He aquí algunas bases:

Perfilaré la teoría sólo para componer la escena, y también como introducción a aquellos de ustedes que no han estudiado economía. ‘El multiplicador bancario’ se fundamenta en unos fenómenos bastante simples de contabilidad, y funciona como sigue (guión simplificado, lea la advertencia a los críticos al final del documento):

Artículo original en Inglés por Sergei D. Lozovoi-Koscheev – ver su Blog Reconomics

Publicado en Inglés en Octubre de 2007

Aquellos de nosotros que estudiamos Economía conocemos la capacidad que tienen los bancos de crear dinero. Este concepto es introducido en cada curso de estudios universitarios de Economía y es más comúnmente conocido como el ‘multiplicador bancario’. La idea es bastante simple y no es mi intención recitar ahora la lógica entera; tampoco es el objetivo de esta nota el proclamar una verdad por todos conocida. Estoy más preocupado por el hecho de que la idea del ‘multiplicador bancario’ sea percibida como una verdad por todos conocida. Reinventemos de nuevo la rueda para ver como trabaja.

He aquí algunas bases:

Perfilaré la teoría sólo para componer la escena, y también como introducción a aquellos de ustedes que no han estudiado economía. ‘El multiplicador bancario’ se fundamenta en unos fenómenos bastante simples de contabilidad, y funciona como sigue (guión simplificado, lea la advertencia a los críticos al final del documento):

–         Usted lleva un dólar a un banco y hace un depósito en una cuenta corriente.

–         El banco le da, en estos tiempos modernos, una tarjeta débito.

–         El banco entonces trata el dólar como a masa monetaria.

–         Conforme a la asunción general de que el dinero debería trabajar, el banco presta este dólar a otra persona.

–         Esta otra persona abre una cuenta corriente en el mismo banco y deposita el dólar que ha tomado prestado.

–         El banco le da una tarjeta débito.

–         El banco trata el dólar como a masa monetaria (otra vez).

–         Conforme a la suposición general que el dinero debe siempre trabajar, el banco presta este dólar a otro cliente en dinero en efectivo.

–         La tercera persona se aleja feliz con el dólar.

–         El segundo, el tercer cliente y usted vienen todos a, digamos, la misma tienda.

–         Todos gastan el dinero suyo: usted paga por la tarjeta de débito, el segundo paga por la tarjeta débito, el tercero paga con dinero en efectivo.

–         Tome nota por favor, en la tienda se han gastado tres (3) dólares.

–         Por favor recuerde, que esto ha comenzado con sólo un dólar y el hecho real es que sólo ha existido un dólar, precisamente el que usted trajo al banco.

–         Dos dólares han sido creados de la nada, por el banco, haciendo entradas dobles en los libros de la contabilidad.

Ahora usted debería ser capaz de imaginar cuánto de este dinero salido de la nada puede crear un banco moderno. Esta capacidad es, o estos procesos son los, llamados el ‘multiplicador bancario’.

 ¿Y entonces qué?

Tres de ustedes acaban de gastar tres dólares, mientras que sólo existe un dólar en la realidad. La consecuencia es muy simple, cuando la tienda envía las facturas de usted y del segundo cliente al banco (recuerde que usted ha pagado con la tarjeta de débito), el banco no estará en capacidad de pagarlas (porque el dólar que tenía fue dado a una tercera persona, en dinero efectivo, como préstamo).

En la práctica, sin embargo, el banco normalmente paga sus facturas. Y esto es así porque, y sólo cuando, alguien más ha traído algún dinero en efectivo al banco en cantidad suficiente para pagar las facturas. Digamos que después que el tercer cliente consigue su préstamo, una cuarta persona entra y abre una cuenta corriente en la cual deposita dos dólares. El problema se ha solucionado entonces, el banco usa estos dos dólares para pagar las dos facturas de una dólar recibidas de la tienda.

 Si el cuarto cliente decide gastar sus dos dólares (o retirar su dinero en efectivo), el banco irá, de la misma manera, a usar el dinero en efectivo del quinto cliente para arreglar el problema, etcétera ad infinitum.

¿No es algo maravilloso?

Seguro que si. ¿Sin embargo, no les parece que el banco trata de esconder algo? La mayor parte de aquellos que estudiaron Economía piensan que no es así porque, como he dicho, la mayoría de los cursos de economía presentan este fenómeno como un atributo normal del sistema bancario y esto no es un secreto. Sin embargo, en realidad este es un proceso de ocultamiento y también es interesante saber que siempre ha sido éste el mecanismo de ocultamiento.

 ¿Ocultamiento de qué?

Ocultamiento del robo. Cuando usted deposita un dólar en una cuenta corriente realmente retiene el derecho constante e irrevocable de gastar (usando su tarjeta de débito en la tienda) este dólar o retirarlo como dinero en efectivo. La verdad de este arreglo es que su banco debe tener este dólar siempre a disposición y a garantizar el derecho suyo sobre la propiedad de dicho dólar. El banco sólo está autorizado a entregar el dólar que tiene guardado a su nombre mediante instrucciones suyas de hacerlo así. En este sentido la cuenta corriente siempre ha existido comenzando en Grecia Antigua y pasando por el Imperio Romano (donde fue más adecuadamente llamada ‘contrato de custodia’) y más adelante apareció en todas partes de Europa hasta el siglo 15 aproximadamente.

 Al entregar el dólar sin su permiso el banco cometió el delito de robo y en Italia y España, por ejemplo, los banqueros eran degollados por tal delito.

 El hecho de haber castigo para tal acto significa que hubo tentativas de cometerlo. De hecho, como antes dijimos, era muy fácil entregar el dinero de alguien como un préstamo (y ganar interés) sin que se notara; mientras el banco disfrutara de nuevas afluencias en efectivo y de los flujos de caja previstos. El truco principal para esconder esta actividad de extra-préstamos era asegurarse que se devolviera suficiente dinero o que se hiciesen nuevos depósitos en las fechas en que el dueño de la cuenta retiraba normalmente el dinero, o que las facturas a su nombre fueran recibidas en el banco para su pago. No todos los banqueros han sido igualmente acertados en la predicción de estos modelos.

 Aunque el castigo de ser descubiertos era severo, valía la pena correr el riesgo – las posibilidades de ganar interés adicional eran extraordinarias.

¿Parecería entonces que los banqueros no podían hacer préstamos en absoluto, pero usted habla de ”extra-préstamo”?

Lamento la confusión. Por supuesto los banqueros podían prestar. Podían prestar el dinero cuyo título de propiedad había sido temporalmente transferido al banco. Este era conocido como ‘contrato de préstamo’ en el cual las partes se ponían de acuerdo (en términos contemporáneos) en que el cliente prestaba 1 dólar al banco durante un período definido del tiempo, digamos un año, y recibía de vuelta, al final de ese año, un dólar más el interés. Conforme a este contrato, normalmente, el cliente no tenía derecho de exigir el reembolso anticipadamente, sin embargo se podían convenir términos específicos. El cliente no tenía el derecho de retirar el dinero entregado en préstamo, en cualquier momento durante el término del préstamo, porque se constituía jurídicamente un ‘contrato de custodia’ en el que no se estipulaba pago alguno de interés.

 La idea completa era tener los fondos en total posesión del banco, durante el período especificado, con un objetivo simple – permitir al banco prestar este dinero a alguien más durante un período generalmente más corto que, o igual a, el término acordado para el préstamo inicial. De esta manera el banco ganaba la diferencia en las tasas de interés cobradas en las dos transacciones.

Hasta aquí debe quedar claro porqué el utilizar el dinero consignado en cuentas de custodia es un extra-préstamo.

 Bien, esta es toda la historia, y si ahora vivimos en el siglo 21; ¿porqué lo anterior, de una forma o de la otra, debería ser relevante en nuestra situación?

 Bueno, si usted recuerda como comenzamos el guión, recordará que hubo tres dólares gastados en la tienda mientras que sólo ha existido uno en la realidad. Aunque este hecho pueda ser ocultado con éxito por los bancos de modo que pareciera no haber ningún problema, si hay una verdadera consecuencia para la economía que no puede ser ocultada por el banco y que constituye realmente un problema.

Vamos a adoptar un guión simplificado (ver advertencia a los críticos al final del documento) para entender la idea:

–         El segundo y el tercer clientes y usted acaban de gastar tres dólares en la tienda.

–         El dueño de la tienda reconoce esto como un aumento de la demanda ya que en el período anterior sólo existió usted, como cliente, para gastar un dólar.

–         El dueño de la tienda se pone en contacto con el proveedor del artículo (vamos a tener sólo un artículo para simplificar) y le pide entregar más unidades.

–         El proveedor contesta que por su capacidad de producción no tiene unidades extras para ser entregadas inmediatamente, pero que instalará una nueva cadena de producción y al comienzo del próximo período suministrará más unidades.

–         El proveedor presta dinero del banco, compra materiales, instala la nueva cadena de producción y emplea más personal.

–         Al empezar el nuevo período suministra un mayor número de unidades.

–         Usted llega a la tienda y como es su costumbre, compra la misma cantidad de artículos que normalmente compraba.

–         El segundo y tercer clientes no compran el artículo porque no tienen el dólar extra para gastar, y prefieren reembolsar los préstamos que han tomado en el período previo (un dólar cada uno).

–         El dueño de la tienda cae en cuenta que ha sobrestimado la demanda y vuelve a los niveles de pedido previos.

–         El proveedor tiene ahora capacidad ociosa – la cadena de producción que ha instalado tiene que detenerla porque no hay más mercado para las unidades extras producidas.

–         Los trabajadores extras son despedidos

–         Probablemente el préstamo tomado del banco no puede ser reembolsado y el proveedor quiebra.

Ahora imagine la magnitud del efecto de este proceso básico en lo que concierne realmente a la compleja economía mundial. Esto causa un ‘Boom ‘-‘Bust’ al desarrollo económico. La actividad económica aumenta rápida y considerablemente debido al gasto de dinero salido de la ‘nada’. Esto es llamado ‘boom’ (tres dólares gastados en la tienda, cantidad más alta de pedidos, el proveedor invierte en la nueva cadena de producción y emplea más gente). Cuando se descubre que el nivel inicial de gasto no es sostenible (en nuestro caso dos clientes han decidido re-embolsar los préstamos, en vez de ir a la tienda), el nivel de actividad económica se encoge casi tan rápidamente como aumenta durante el ‘boom’ (la tienda suspende las órdenes de compra, el proveedor detiene la cadena de producción y despide a los trabajadores). Esto es llamado el ‘bust’.

Otras consecuencias reales son la reducción del poder adquisitivo del dinero en relación directa a la cantidad circulante y el consiguiente aumento de los precios. Así funciona esto:

–         Justamente cuando el dueño de la tienda llama al proveedor, éste dice que sólo es capaz de aumentar las entregas después de próximo período.

–         El dueño de la tienda cae en cuenta que la reserva de artículos es limitada dada la demanda esperada.

–         Decide doblar el precio porque piensa que la demanda aumentada de todas maneras lo dejará rápidamente sin reservas, mientras que cada vez más compradores vendrán a comprar hasta el final del próximo período (aunque si no hay unidades disponibles, los compradores interesados encontrarán probablemente sustitutos y será difícil vender en los períodos siguientes el número extra de unidades suministradas).

–         Con su dólar, en el próximo período usted sólo podrá comprar la mitad de los artículos.

El poder adquisitivo de su dólar ha disminuido. Por favor note, que el poder adquisitivo de cualquier ahorro en dólares ha disminuido también. Así que parte de su riqueza ha sido destruida.

¿Entonces usted habla de ‘inflación’?

La inflación siempre ha sido definida como un aumento de la cantidad de dinero en circulación. El aumento de precios es una consecuencia de este aumento como hemos demostrado anteriormente. Así que sí, estoy hablando de inflación – todo este mecanismo del ‘multiplicador bancario’ es en efecto ‘inflación’.

¿Cómo es que en los libros de texto con frecuencia definen la inflación como un ‘aumento general de los precios’?

Esta substitución de causa por efecto fue inventada por los monetaristas. Los monetaristas creen que el sistema bancario debe regularse a fin de controlar el flujo monetario que genera (de tal modo que el aumento de la oferta monetaria esté de acuerdo con el aumento de la producción real). Como lo hemos descrito anteriormente, el proceso realmente incluye la inflación (podemos llamarlo generación monetaria inflacionista). Los monetaristas, y para guardar la definición tradicional de inflación, deberían proclamar literalmente que ‘estamos de pie para mantener la inflación en la economía’. Sólo que la poca popularidad de la inflación no les ha permitido el uso de esta frase.

 La confusión que crearon condujo a economistas menos sofisticados a pensar realmente en ‘luchar’ contra la inflación, que en la práctica significaba ‘luchar’ contra el aumento de precios imponiendo controles gubernamentales.

¿Entonces, cuál es la conclusión?

La conclusión es completamente simple – el sistema bancario contemporáneo es la única fuente de la inflación en la economía; la construcción del sistema bancario es la razón de la aparición del fenómeno económico ‘boom – bust’ que nos lleva a recesiones económicas de vez en cuando.

Advertencia a los críticos:

Despreocúpense, esta no es una publicación científica. Los guiones son simplificados, pero razonables; a propósito hemos evitado el uso de terminologías complicadas hasta donde sea posible, para mantener simples las cosas. Si usted siente un deseo ineludible de rechazar mis argumentos, por favor lea primero esta publicación científica (que fue el material de referencia para el autor) y sea usted más que bienvenido. Seriamente, estaría muy contento de tener una discusión más sofisticada con cualquier persona interesada. Los comentarios no sofisticados son también bienvenidos. Las preguntas serán muy apreciadas porque el autor no podía incluir todos los aspectos del problema en un artículo (algunas preguntas pueden ser contestadas en las partes sub-siguientes de este ensayo y por lo tanto el autor rechazará amablemente darles respuesta ahora).

Esta es una traducción del Inglés al Español del articulo What do we know about banks? Part I originalmente escrita por Sergei D. Lozovoi-Koscheev y publicada en su Blog Reconomics

 This is a translation from English to Spanish of the original article What do we know about banks? Part I by Sergei D. Lozovoi-Koscheev and published on his blog Reconomics.

 Copyright 2007 by Sergei D. Lozovoi-Koscheev. Reproduced by permission.

TRADUCCIÓN DE RODRIGO BETANCUR

About Rodrigo Betancur

Estudioso de la Escuela Austríaca de Economia
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.